La torre rosa

Este material se puede ver en nuestras aulas de Nursery y Reception y se puede encontrar en cualquier aula Montessori del mundo. Fue diseñado por María Montessori y forma parte de los materiales sensoriales. El niño es un alumno sensorial, con sus sentidos explora y entiende el mundo que le rodea. Es este contacto con el mundo que tiene una influencia directa en la inteligencia del niño. Algunos pueden pensar que la Torre Rosa tan solo es una torre de cubos, pero ¡es mucho más que eso!

Consiste de diez cubos de madera que progresivamente aumentan de 1cm a 10cm. Todos los cubos son del mismo color, forma y textura, pero tienen distinto tamaño. Este material desarrolla en el niño la discriminación de las dimensiones. Cada vez que el niño coge un cubo para colocarlo en la alfombra, puede sentir la diferencia de tamaño y peso. A través de la construcción de la Torre Rose en la alfombra, el niño gana control sobre sus movimientos voluntarios ganando en autocontrol. Este material permite al niño la autocorrección del error sin causar inhibiciones por lo que fomenta la independencia y a apoya su autoestima. El control del error ayuda a que el niño desarrolle el pensamiento y utilice la razón.

Indirectamente la Torre Rosa prepara al niño para el lenguaje y las matemáticas. Prepara la mano para la escritura, ya que el niño debe utilizar el agarre de pinza para coger cada cubo y este agarre va aumentando con cada cubo fortaleciendo los músculos de la mano. Mediante los juegos de lenguaje el niño desarrolla vocabulario más preciso que le da la oportunidad de expresarse y comunicarse de una manera más clara. También introduce al niño, de manera indirecta, al sistema decimal y a la geometría; todos estos conceptos los absorbe el niño a través su mente absorbente.  

¿Por qué el color rosa? Aparentemente cuando la Dra. Montessori diseño este material y le dijo al carpintero que lo fabricase, el único color que tenía el carpintero en ese momento era el rosa.